Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

EL MUNDO PERFECTO Y EL MUNDO IMPERFECTO

Algunos no cabemos en esos mundos perfectos, no pertenecemos, no somos invitados ideales porque no alcanzamos los estándares que se requieren.   En el mundo perfecto las relaciones humanas son así, perfectas y creo según he leído, que hasta el cielo brilla distinto y las nubes son más blancas, el vino sabe mejor y las sonrisas son más blancas.   Quienes pertenecen y logran acceder son elegidos que nacieron con una estrella diferente y  sus amores son distintos, los corazones creo que nunca se rompen porque los perfectos, saben además la medida exacta de una entrega y nunca se desbordan….

En mi mundo lo único perfecto es lo imperfecto. Yo me equivoco y me equivoco mucho y me equivoco siempre y de equivocarme he aprendido a pedir perdón y a entender cuando los otros que habitan en mi mundo imperfecto se equivocan y si lo necesitan, los perdono.   Los que vivimos en la imperfección nos caemos y nos levantamos y se nos pierden las cosas que a veces encontramos y otras veces no;  las personas llegan y se quedan a nuestra vida y otras veces se van,  por eso tenemos que aprender a dejar ir lo que ya no es nuestro, lo que ya no nos pertenece.   

En la mesa del mundo perfecto se sientan solo los elegidos, son pocos y no es de suerte, es un tema de elección y merecimiento.  En la mesa de los imperfectos se sientan todos todos porque todos tienen algo que aportar  y todos necesian  aprender.  

En el mundo perfecto se ama con medida y se cuidan las normas.  En el mundo imperfecto los corazones se desbordan, se salen de su sitio y viajan a la luna de ida y vuelta y se mueven entre las nubes ansiosos como si el universo se acabara mañana.   La perfección permite miradas exactas, la imperfección prefiere las miradas profundas, las que hablan, las que dicen todo en silencio.  

No Comments Yet.

What do you think?