Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

cap4. LLEGARON LA MUERTE Y LA RUPTURA

Así entonces murió el padre y empezó un duelo  que se vio interrumpido casi inmediatamente.  Todos los hijos, menos una, acudieron al llamado de su madre cuando les avisó que el final se acercaba después de una larga y cruel enfermedad que había durado 10 años de lucha y la mejor actitud posible que debieron ser ejemplo de vida para todos; pero no fue así, a pesar de ser todos testigos de como la vida se escapaba y su padre caminaba contra el viento, algunos no se tomaron el tiempo de aprender sobre lo éfimero de la vida y lo valioso que tiene. Empezaron a hacer cuentas como si supieran que su  propia vida sería eterna; en su balanza no ganaba el valor de la vida, ni la familia, ni consideraron que algún día podrían venir temporadas malas en las que necesitarían el apoyo de los suyos…. no, eso no era importante en ese momento.   

Como mencioné al inicio de este capítulo, todos los hijos asistieron y acompañaron a su padre durante sus úlitmas horas, todos menos una que fue ilocalizable a pesar de la tecnología  y de que ella misma sabía que su padre, desde aquel último evento familiar, ya estaba muy mal de salud, hasta parecía que nada más había esperado que sucediera que entregara a su hija  para poder marcharse tranquilo.  Así es que nadie en estos tiempos, siendo las comunicaciones como son, puede alegar que no tuvo manera de preguntar por la salud de un ser querido, ni puede negar haber recibido los mensajes que advertían de un inminente fallecimiento.   A lo mejor se nos dificulta llegar  o regresar si estamos en un país lejano pero de alguna manera, de corazón por lo menos nos hacemos presentes en estos momentos tan dolorosos como perder un padre….. pero eso no sucedió.  Qué grave es cuando le otorgamos el poder de decidir por nosotros a otras u otra persona, luego sucede que en temas como este ya no hay vuelta atrás.   

Pasaron los funerales, cada uno de los hijos regresó a sus actividades normales,  como sucede siempre porque así es la vida, sigue a pesar del dolor y de la alegría, sigue a pesar de todo.   La viuda también regresó a la rutina pero no como los demás, después de 45 años de matrimonio había perdido a su compañero de vida con quien compartía todos los días dentro de un matrimonio como "los de antes" que eran devotos y de 24/7,  desde el retiro de su esposo por la enfermedad hacía 10 años, habían compartido todos los días, habían aprovechado para viajar a lugares que tenían pendientes, aprovecharon su casa de campo para campartir con los hijos y los nietos a quienes como buenos abuelos.  De ahora en adelante tendrían que acostumbrarse a pasar sola los días y a amanecer sin darle los buenos días a nadie; la ventaja era que tenía hijos y ellos serían el apoyo que la ayudaría a salir adelante.   Era lo lógico, era lo esperado. 

Unas semanas después vino el primer enfrentamiento, ya no era una alerta sino un claro aviso de que se iniciaba una fractura familiar.  La hija que no asistió a la muerte de su padre, se atrevió a reclamar que nunca fue avisada y enfrentó a su madre cuando ella le sugirió que la próxima vez que saliera de viaje, estuviera más localizable.  Así actúan algunos cuando dejan a otros la responsabilidad de su vida en aras de la promesa de una vida perfecta y  llena de lujos.  Pero ¿cómo se puede creer en una vida así cuando el precio es la libertad de decisión, cuándo se pierde hasta el derecho de llevar una relación con la madre porque a la pareja no le conviene?.  Pero así sucede en algunas relaciones en las que se juntan la ambición de uno y la baja autoestima de otro, cuando crees que los castillos en el aire que te ofrecen se pueden sostener.   Aquí el plan de quien se había apoderado de la voluntad de las hija,  era sostener esos castillos con lo que recibiría por la muerte del padre de su  pareja, esto a costa de lo que fuera.  

El primer enfrentamiento fue verbal, agresivo, contundente por parte del nuevo miembro de la familia contra la viuda que por primera vez después de 45 años se sintió sola. En ese momento se dio cuenta de que le hacía falta el apoyo de su esposo y además se develaba la bajeza de quien había sido uno frente al padre y ahora sabiendo la vulnerabilidad de la madre, era otro.  

CAP. 5  PRÓXIMO JUEVES 13 DE JULIO 

 

Estaba claro que las cosas estaban mal, pero nadie imaginó qué tan mal…..

No Comments Yet.

What do you think?