Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

cap. 3 RENCORES, ENVIDIAS Y CONSPIRACIÓN (historias de familia)

Lo que realmente sucede en una familia solo lo saben quienes viven diario bajo el mismo techo, quienes comparten lo cotidiano y crean sus propias costumbres; sin embargo, aun viviendo en el mismo lugar, en el mismo tiempo y viviendo los mismos hechos, cada uno interpreta la vida de una manera distinta como la ve desde donde está parado. 

Esta familia no es la excepción y como muchas otras, tuvieron roces y desencuentros que por alguna razón se agravaron con el tiempo, nunca hubo un momento para aclararlo o a lo mejor nunca quisieron aclararlo. 

Lo que sucedió en aquel último evento en el que se reunió toda la familia, era para quienes sabían observar, el aviso de lo una ruptura que a lo mejor ya no tendría remedio.  El hermano a quien se le había asignado un lugar lejos del resto de la familia, ni siquiera brindó y por escasos minutos compartió con los demás; otros hicieron un esfuerzo por mostrarse como excelente hijos tratando de demostrar que estaban en una posición que era la correcta, querían quedar bien a lo mejor por cariño, a lo mejor por algún otro interés con el jefe de la familia.  

Poco tiempo después murió el padre de la famillia con el que cada uno había tenido una cierta relación, como sucede siempre, porque todos somos distintos y por lo mismo nos relacionamos distinto.  Si bien esta muerte fue un evento doloroso para todos, también fue para algunos la posiblidad de recibir una herencia que solucionaría si no su vida, sí una buena parte de ella; eso también es común después del duelo…. pero aquí todavía no se terminaba el duelo cuando empezaron los problemas.  Esas historias guardadas por tantos años que habían sido nido de rencores, odios y envidias afloraron con gran fuerza y lejos de acompañarse en el dolor que todos sentían, hubo quienes lo aprovecharon para separar a la familia. 

¿Influenciados? A lo mejor, pero eran todos mayores de edad, adultos que sabían discernir  entre el bien y el mal y aun así conspiraron, planearon y   decidieron iniciar una lucha por  lo que a su parecer, les pertenecía por derecho.   Y sí, todos eran hijos del padre, pero olvidaban una cosa, su madre aun vivía y tenía muchos años por delante…. contra ella también conspiraron de la manera más cruel, como conspiran los que no tienen memoria, ni saben agradecer por lo menos a la vida, el privilegio de haber nacido en donde nacieron. 

CAPÍTULO 4 LUNES 10 DE JULIO

No Comments Yet.

What do you think?