Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

HACERSE CARGO DE SER FELIZ

     Para atravesar un túnel oscuro se fija la mirada en el punto de luz que se alcanza a ver a lo lejos aunque no alumbre.  Avanzas sosteniéndote de las paredes porque en ese camino personal los muros están tan lejos como alcancen a extenderse los brazos.  

     Había dejado sus colores en la entrada para andar  ligera y hacer el camino más fácil.  Dio paso a paso tanteando el suelo en algunos tramos lleno de piedras y en otros convertido en charcos de lodo resbaloso.  Cuando por fin salió, sin saber cuánto tiempo había pasado se detuvo en la salida, después reponerse del resplandor de los mil destellos de la luz del sol miró al cielo que ya no era del azul brillante que hipnotiza, como el azul entre el zafiro y el aguamarina como ella lo había dejado, ahora era gris y estaba lleno de nubes densas y pesadas que anunciaban tormentas.  No le gustó verlo así, pero había dejado sus colores a la entrada del túnel.   Miró hacia atrás  midiendo si valdría la pena volver a recorrer un trayecto tan oscuro para recuperar lo suyo.  Pensó en inventar nuevos colores, descubrir nuevos azules, pero quiso hacerlo supo de inmediato que esos no eran suyos, que no le pertenecían y así su cielo no volvería a ser de su color sino del color de otros.   

     Dio entonces la media vuelta.  Entró de nuevo en ese pasaje sin luz y se reconoció más fuerte.  Fue su propia luz y se trazó el camino sin necesidad de sostenerse de los muros.  Pintó de nuevo su cielo del azul profundo, del que brilla y le quitó las nubes para dibujar un millón de estrellas en su cielo personal.  

     Se hizo cargo de ella y de ver todo a través de sus sentidos, de pronunciar sus palabras y dejarlas volar en aviones de papel o solas en el viento para que llegaran a su destino para ser leídas o escuchadas o simplemente volaran. 

     Cada quien hace su propia poesía y escribe su historia con el principio que le tocó y el final que elija.  Ser feliz es opcional y amar debería ser tan  obligatorio como necesario decirlo.  Enamorarse de almas afines y de la vida es una decisión personal, el amor restaura, reconstruye, nutre y sana.  

No Comments Yet.

What do you think?