Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

cap. 9 INDIFERENCIA CRUEL

Pasaron días que se convirtieron en meses; Piedad trataba inútilmente de comunicarse con Cirse y con Tántalo  para que le permitieran por lo menos hablar con sus nietos que  ella suponía, debían estar al margen de esta guerra que había iniciado.   Más de 10 llamadas diarias que fueron ignoradas, la indiferencia  provocaba en Pidad una muy profunda tristeza aunque todavía conservaba comunicación con sus otros 4 hijos que sabían que por más esfuezosn que hicieran no conseguirían aliviar el vacío que dejaban Cirse y Tántalo en su madre.      

Las cosas empeoraron cuando otra de las hijas de Piedad se unió a Cirse y Tántalo, era Denaide que aunque era buena persona y no guardaba tanto rencor como sus hermanos  sí era la más ambiciosa.  Estaba casada con Melibeo un buen hombre  de poco carácter que hacía todo lo posible por complacer hasta el más mínimo capricho de Denaide, pero nunca era suficiente porque aunque él tenía toda la intención, no era muy brillante para los negocios.   Ella se acercó a Tántalo y Cirse  quienes le ofrecieron que se uniera a ellos para conseguir quedarse con la fortuna que había dejado Benigno.  Denaide no entendía bien a bien porqué se lo debían quedar ellos y porque debían despojar a Piedad de todo, pero no importaba, significaba que tendría dinero y eso para ella era suficiente razón para dejarle de hablar a su madre. 

Ahora eran tres hermanos contra los otros tres hermanos y su madre.   La tristeza de Piedad se agravó cuando no recibió por parte de sus hijos Tántalo, Cirse y Denaide  y sus nietos ni una llamada el día de su cumpleaños, no hubo el más mínimo acercamiento ni ese día ni los que siguieron, además la comunicación con 6 de sus nietos estaba totalmente cortada por orden de los padres (Tántalo y Denaide).  Fueron muchos desaries los que reicibió Piedad; en alguna ocasión resignada a que no hablaría con esa parte de su familia envió regalos por mensajería, así por lo menos se acordarían de ella y no los forzaba a hablar con ella, no los quería hacer enojar;  terrible sorpresa se llevó Piedad cuando los regalos enviados fueron regresados por la compañía de  menajería a quienes se les había pedido especificar que los regalos NO quisieron ser recibidos; fue sumamente cruel que se tomaran la molestia de especificar que no tenían intención alguna ni siquiera de tener algo de ella.    

Así pasó el primer año desde la muerte de Benigno y la salud de Piedad se deterioraba poco a poco e inevitablemente sin que ella se diera cuenta.  El día del aniversario luctuoso, Piedad organizó una misa y publicó una esquela en el periódico, tenía la esperanza de que esta fuera una razón para ver a sus tres hijos ausentes por lo menos de lejos, aunque no le hablaran.  Pero las cosas no son siempre como queremos o como esperamos; los tres hijos no asistieron a la misa y organizaron otra en una iglesia muy lejana y eso no fue lo peor, también publicaron una esquela que lejos de  mostrar el duelo por la muerte de Benigno, era una aviso ya no solo a la familia, también a los amigos y conocidos.  La esquela decía algo más o menos así:  "Benigno: en el primer año de tu aniveresario luctuoso lucharemos por que se cumpla tu voluntad".   ¡¡Era increíble que se atrevieran a publicar eso, sabiendo bien que lo que el notario les había leído era muy claro y la voluntad de su padre puntual, su lucha era por demás injusta!!

La familia 2 Invadidos, Aparición ya se había apoderado de la voluntad de Ángel, el parecido de su actitud  con la Denaide era asombrosa, ambas ambiciosas capaces de llegar a lo que fuera con tal de conseguir lo que querían que siempre era de índole económico.   ¿Qué más podría hacer Aparición?

No Comments Yet.

What do you think?