Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

y así debería ser la LIBERTAD.

A todos alguna vez nos han roto el corazón, por una u otra razón pero todos sentimos, todos tenemos piel.   Y partiendo de eso deberíamos vivir todos los días porque si nosotros sentimos, los demás también. 

Nacimos siendo libres y deberíamos ser educados siendo libres en todos los sentidos: acción, palabra, pensamiento.   Eso sería ser correctamente educados.  

Leía el otro día en una red social a más de uno  que aconsejabn a su seguidores, amigos algo así como que: dentro de las opciones que da la vida, no se debe escoger lo que es mejor para ti, sino lo que te hace feliz.   Yo   lamenté mucho leer eso sabiendo que habría quienes lo tomarían esta posición hedonista como como buen consejo a seguir, la verdad es que suena bien.  Pero no existe una peor idea de la libertad que esa.  Yo creo que la libertad es otra cosa, es una facultad de todos los seres humanos considerablemente más importante que el ejercicio arbitrario de la voluntad con el fin de conseguir "felicidades artificiales". 

La verdadera libertad a mi parecer consiste en decidir lo que es mejor para uno mismo y para los demás; nadie en su sano juicio debe ser feliz a costa de la infelicidad de otros y si es así, si alguien se regocija por la desgracia de otros o le molesta que les vaya bien, debría hacer un examen exhaustivo a lo que lleva en el  alma y de lo que habrá nutrido.  No se trata de querer a todos, pero sí se trata de respetarlos, de considerarlos y entender que los demás son importantes, que existe alguien que los quiere, que los espera en casa y aun si no es así, si no los espera nadie, si por decisión o por destino están solos o se sienten solo, no merecen nunca ser lastimados intencionalmente por nadie.  

Viviríamos en un mundo considerablemente mejor si entendieramos todos, pero todos, que en función de la alegría y tranquilidad de los demás, estará también la nuestra. Que si educamos a nuestros niños y consideramos a los demás, no habría necesidad de clamar por la paz, ni por el cuidado de las especies, ni por evitar la destrucción del planeta. 

 

No Comments Yet.

What do you think?