Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

LA ÚLTIMA PALABRA #violencia

En esta sociedad cada vez más deshumanizada, en la que la cantidad de muertos por violencia endurecen el corazón o lo vuelven sordo para que no duela, todo esfuerzo por frenarla, por combatirla, por prevenirla se recibe con los brazos abiertos.    Cuando ese esfuerzo es además presentado en una puesta en escena como "LA ÚLTIMA PALABRA", entonces el eco es más fuerte, contundente.   El autor Luis Agustoni dice que "llamamos "violencia de género" al sometimiento sexual y personal de las mujeres, con la protección  de podr público y el consenso general", aunque a esta definición, continua, se oponga una la legislación imperante, las organizaciones que luchan por defender a las víctimas y proteger sus derechos".  "LA ÚLTIMA PALABRA" es una manera de enfrentar a víctimas y victimarios al problema y la necesidad imperativa de seguir combatiendo el problema. 

LA ÚLTIMA PALABRA

 

En el teatro Milán, es un espacio  de buen teatro que  presenta  a un elenco de primera que representa diferentes puntos de vista con respecto a la culpabilidad o no de una mujer que actúa depués de años de padecer violencia por parte de su pareja.   En una sociedad como la mexicana en la que los comentarios y actitudes discriminatorias, no solo contra las mujeres, sino contra todos los miembros de la sociedad son toleradas, se debate sobre la justicia y el castigo, sobre el sistema penitenciario mexicano y el derecho de llevar una vida libre de violencia.  

LA ÚLTIMA PALABRA Roberto D'Amico, Pablo Perroni, Víctor Huggo Martín y Adriana Llabrés hacen un trabajo impecable, apasionado, comprometido, muy claro que nutre al público y lo lleva de la mano a la reflexión.  Dirigidos por Angélica Aragón y  Julio Arroyo, asistente de dirección. 

La temporada es del 8 al 26 de septiembre, todos los lunes a las 6pm y 8:30pm, en el teatro Milán. 

Yo nomás acotaría, lo que he afirimado siempre y sostengo: la sociedad no puede ni debe seguir agrupandose por género, preferencia, edades, razas o nacionalidades; solo en la medida que entendamos que somos escencialmente iguales e individualmente diferentes aprenderemos a respetarnos.  La VIOLENCIA en general debe parar, porque en México no solo se matan mujeres a manos de hombres, en México se matan niños a manos de adultos, mujere a mujeres y hombres a hombres, vivimos una VIOLENCIA generalizada en la que en medios de comunicación (telenovelas, series, caricaturas, películas) se festeja y de disfrutan los crímenes y las agresiones pero se censuran formas de vestir, de hablar, se censuran las escenas de amor, de pasión   y se segrega  y se sospecha del los que la sociedad no considera que pertenecen.  Así si vamos a acabar con la VIOLENCIA, que sea con toda. 

No Comments Yet.

What do you think?